Combatir la podredumbre gris (Botrytis Cinerea)

¿Has detectado signos de podredumbre en tu cultivo?

Nuestros técnicos en sus recientes visitas a zonas de cultivo de lechuga de la zona de Murcia, han encontrado presencia de Botrytis Cinerea, hongo causante de la podredumbre gris. Las bruscas variaciones de temperatura que se están produciendo estos días entre la noche y el día, pueden contribuir a la evolución de este hongo. En este artículo te explicamos cómo se propaga y te damos algunas ideas para combatirlo.

Propagación

Los fuertes vientos que nos han acompañado estas pasadas semanas también han contribuido a la dispersión de las esporas del hongo y restos vegetales infectados hacia otras zonas, propagando así la enfermedad. El viento, a su vez, también produce movimientos bruscos de la planta que provocan daños mecánicos y roturas en el cuello a través de las cuales se puede producir la entrada de Botrytis y otros hongos. El aumento de la evaporación en la planta, consecuencia también del viento, lleva a una pérdida de agua que hace aumentar la concentración de sales y esto, provocan daños en la planta que llevan al desarrollo de varios tipos de hongos.

Otros factores que pueden contribuir también al desarrollo del hongo son el exceso de humedad, temperaturas entre 17ºC y 23ºC, suelos excesivamente fríos al plantar, aireación insuficiente, salpicaduras de lluvia, gotas de condensación y heridas o necrosis del tejido vegetal.

Se trata de un hongo que puede estar presente en cualquier etapa del desarrollo vegetativo de la lechuga, incluido el trasplante. En las plantas jóvenes, el ataque se inicia por la base de las hojas que terminará cayendo al suelo. En las plantas adultas, los focos se inician en partes de la planta que se encuentran debilitadas, ya sea por desequilibrios, fisiopatologías o ataques de otras plagas; a partir de ahí, cuando las condiciones son favorables empieza a extenderse por los tejidos nuevos.

En ocasiones el foco de infección procede del suelo, donde Botrytis acompaña a Sclerotinia, produciéndose el ataque en este caso sobre la zona del cuello, provocando la caída de las hojas exteriores y favoreciendo así el avance de la enfermedad.

Daños

Los síntomas comienzan a observarse en las hojas por manchas de aspecto húmedo que se tornan amarillas y seguidamente se cubren de un moho gris que genera una enorme cantidad de esporas. Si la humedad relativa aumenta las plantas quedan cubiertas por un micelio blanco y si el ambiente está seco se produce una putrefacción de color pardo o negruzco.

Medidas de control

Desde el departamento técnico de Tecnicrop, recomendamos las siguientes medidas preventivas como método de control para esta enfermedad:

  • Retirar las plantas enfermas en cuanto se detecten.
  • Transplantar en mesas de trabajo para mejorar la aireación.
  • Evitar alta densidad de plantas, utilizando marcos de plantación más espaciados.
  • Rotación de cultivos.
  • Evitar exceso de fertilización nitrogenada.

Si tienes problemas de Botrytis en tu cultivo o quieres prevenirlos, ponte en contacto con nosotros y buscaremos la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

También puede interesarte:

DAÑOS POR MALA APLICACIÓN DE FITOSANITARIOS

Por la experiencia de nuestros técnicos, sabemos que un problema frecuente en nuestros cultivos son los daños en hojas y frutos provocados por una mala aplicación de productos fitosanitarios, que puede llegar a producir importantes pérdidas de producto.

Los daños producidos en los frutos pueden ir desde heridas profundas en la superficie que lo convierten en destrío, hasta pequeñas manchas que si bien no afectan a la calidad interna del producto, si afectan a su calidad comercial.

Según nuestra experiencia estas lesiones se producen fundamentalmente por los siguientes motivos:

  • Incompatibilidad entre productos.
  • Utilización de dosis más altas de las indicadas en la etiqueta.
  • Pulverizaciones con temperatura ambiente elevada.
  • Zona de goteo”: al pulverizar con demasiada agua se produce un goteo sobre las hojas y los frutos, si la temperatura es alta se produce la evaporación del agua en una zona donde por efecto del escurrido tiene mayor cantidad de producto, y esa concentración excesiva de materia activa es la que da lugar a las quemaduras que permanecen en el fruto de por vida o producen el marcado y rotura de hojas.

Los tratamientos con fitosanitarios, especialmente los de contacto, deben realizarse con especial cuidado en los frutos próximos al suelo, ya que en estos casos son bastante frecuentes las quemaduras en las “faldas” de los árboles, que convierten el producto en destrío.

También cabe destacar que en muchas ocasiones las aplicaciones que marcan los frutos, en un principio tienen apariencia normal pero con el paso del tiempo comienza a deteriorarse la piel del fruto en esa zona debilitada por la aplicación de fitosanitarios, dando lugar a las manchas y/o quemaduras de las que hemos hablado.

Para evitar estos daños en el producto, desde el Departamento Técnico de Tecnicrop, recomendamos:

  • Leer atentamente las instrucciones que aparecen en la etiqueta antes de realizar la aplicación.
  • Realizar la aplicación con buenas condiciones ambientales: evita viento, lluvia y temperaturas extremas.
  • Respetar la dosis recomendada indicada en la etiqueta.
  • Al realizar la aplicación asegúrate de que la planta queda cubierta homogéneamente evitando los excesos en ciertas zonas que puedan producir goteo.
  • Si se van a realizar mezclas de productos es importante asegurar que sean compatibles, si no lo son, deberán utilizarse por separado y dejando siempre un plazo de unos días entre la aplicación de los distintos productos.
  • Tener especial cuidado en la aplicación sobre cultivos con frutos próximos al suelo, para evitar la posible formación de charcos que puedan causar quemaduras.

Puede que también te interese:

Elsinoe, el hongo cuaternario de los cítricos, Mal seco de los cítricos, Pulvinaria Polygonata y Cotonet de Sudáfrica