Problemas de los cultivos en verano

El verano es la época en la que se dan los factores ambientales más estresantes a causa de las altas temperaturas alcanzadas que se van incrementando cada vez más con el paso de los años.

Los problemas más frecuentes que se dan sobre los cultivos en verano son: deshidratación, rajado, estrés hídrico y térmico.

El problema general que se produce con las altas temperaturas es que las plantas aumentan su tasa de respiración para poder resistir el calor y esto provoca una disminución de la fotosíntesis y la liberación de radicales libres que puede dañar la planta, como consecuencia se reduce el vigor, se provocan desequilibrios energéticos, reducción de la absorción de nutrientes y senescencia.

La deshidratación se produce por la fata de agua y el estrés hídrico se produce como consecuencia de una mayor demanda de agua que la cantidad disponible. Ante estas circunstancias las proteínas y enzimas disminuyen, lo que provoca una disminución del crecimiento, floración y fructificación.

Las fluctuaciones de humedad en el suelo provocan rajado del fruto, para prevenirlo se recomienda aumentar la cadencia de riego, esto es, realizar riegos más cortos pero más frecuentes, con lo que conseguiremos mantener una humedad en el suelo más constante. Un aporte excesivo de nitrógeno también puede contribuir al rajado del fruto por lo que se recomienda reducir el aporte.

En Tecnicrop tenemos una serie de soluciones para ayudar a combatir esta problemática:

  • Vándalo: para conseguir una buena estructura del suelo que retenga bien la humedad.
  • Rooticare Calcio: el calcio aporta elasticidad a la pared celular, impidiendo el rajado del fruto.
  • Fortiron: es un bioestimulante a base de aminoácidos que ayudan frente al estrés hídrico y el efecto producido por las altas temperaturas. El aporte de aminoácidos libres supone un ahorro energético para la planta, obteniendo un beneficio metabólico y nutricional.

Entre los aminoácidos presentes en Fortiron se encuentran:

Prolina, que induce el ajuste osmótico, protege las membranas y las proteínas de la deshidratación y actúa como desintoxicador de radicales libres, estimulando la recuperación de la planta.

Metionina: induce la floración y el cuajado.

Alanina: estimula el crecimiento vegetativo.

Serotonina:  mejora y aumenta la absorción de nutrientes.

  • Glutamín: es un abono orgánico producido a base de aminoácidos libres. Su aplicación en los cultivos, mejora la fotosíntesis y ayuda a superar situaciones de estrés gracias a su alto contenido en ácido glutámico.

Puede que también te interese:

Importancia de la conservación del suelo.