TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS: PREPARACIÓN Y MEZCLA

TRATAMIENTOS FITOSANITARIOS

Los tratamientos fitosanitarios son una parte fundamental para el cuidado de nuestro cultivo contra la lucha de plagas y enfermedades.  Hay que prestar especial atención a su preparación para que éste sea efectivo, seguro para el operario, evitar contaminación y que no se produzcan pérdidas.

Preparación del tratamiento:

Bebemos seguir siempre las indicaciones de la etiqueta/fabricante y del técnico.

Antes de la preparación del tratamiento debemos tener en cuenta:

  • Todos los equipos de aplicación de productos fitosanitarios deberán haber superado una inspección técnica.
  • Tener el equipo en buen estado y realizar una calibración con agua limpia.
  • Leer la etiqueta y las precauciones de los productos a utilizar.
  • Calcular con precisión la cantidad de producto comercial de forma que no queden envases con restos de producto.
  • Calcular con exactitud la dosis de tratamiento a preparar de modo que se consuma todo el caldo al finalizar el tratamiento.
  • Debe efectuarse con ropa la adecuada (mascarillas, gafas, botas, guantes, etc.)
  • Debe realizarse al aire libre y alejado de masas de agua.
  • Tener cerca agua limpia y jabón.
  • Cuidado de no respirar las primeras emanaciones al abrir los envases de productos.
  • Enjuagar bien los envases una vez preparado el caldo, al menos tres veces, y añadir el líquido al depósito.
  • No debe de realizarse en lugares con riesgo de encharcamiento, escorrentía y/o lixiviación.
  • Asegurarse de que los envases permanecen cerrados después de su uso. Solo deben abrirse en el momento en que vayan a ser utilizados.
  • No se debe de hacer la mezcla antes de incorporar los productos a la cuba.

No comer, ni fumar, ni beber durante la preparación ni la aplicación del tratamiento ya que puede aumentar la ingesta de producto

Orden de llenado de la cuba:

Durante el llenado de la cuba debemos tener en cuenta los diferentes formulados que existen y la correcta forma de mezclarlos para evitar incompatibilidades.

 

orden de mezclado de productos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Respeta siempre  las bandas de seguridad mínimas establecidas para masas de agua:

Para la regulación y comprobación del equipo, 25 metros.

Para la aplicación del tratamiento guarda una distancia mínima de 5 metros a masas de agua, ríos y lagos.

Distancia mínima de 50 metros desde puntos de extracción de agua para consumo humano.

 

Después de realizar el tratamiento:

Después del tratamiento debe procederse a la limpieza del equipo, tanto interna como externamente. La limpieza es fundamental para la conservación del equipo.

Se recomienda hacer una limpieza, al comienzo de cada campaña de tratamientos o puesta en marcha si el equipo se usa por primera vez.

Siempre que vayamos a cambiar de producto fitosanitario, al finalizar el tratamiento y cuando el equipo vaya a ser almacenado durante un largo periodo de tiempo.

Se prohíbe la mezcla de restos de tratamientos y su vertido.

El producto sobrante nunca debe eliminarse por el fregadero, alcantarillado ni en cursos de agua ni cerca de ellos. Si la cantidad sobrante es pequeña puede distribuirse por la misma parcela tratada con la suficiente cantidad de agua para no exceder la dosis máxima admisible. Si la cantidad es grande y su aplicación supone exceder en exceso la dosis recomendada, se procederá a la eliminación de estos restos mediante instalaciones o dispositivos preparados para eliminar o degradar residuos de productos fitosanitarios.

Limpieza interna:

Se procederá a un “aclarado” o “enjuagado” cuando se realicen tratamientos continuados sobre un mismo tipo de cultivo o a lo largo de un mismo día de trabajo y se procederá a “limpiar” cuando se vaya a tratar un cultivo de distintas características del anterior o cuando el equipo deba ser almacenado o se vayan a realizar operaciones de mantenimiento.

Pasos para realizar una limpieza correcta:

Consumir toda la mezcla del depósito, de ahí la importancia del cálculo de la dosis exacta a utilizar y de la calibración del equipo.

Añadir agua limpia al depósito. Limpiar bien su interior con agua a presión, incluida la parte superior utilizando una manguera.

Recomendable añadir productos de limpieza/detergentes.

Desmontar las boquillas y filtros y dejarlos en un recipiente con agua limpia.

Abrir todas las válvulas, para limpiar las superficies internas de los distintos componentes.

Aclarar con agua limpia.

Imagen1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Limpieza externa:

En las superficies exteriores del pulverizador, se acumulan restos de barro y tierra y restos del líquido de tratamiento.

Lavar con agua y jabón o detergente ligero seguido de un enjuague completo con agua limpia. Emplear equipos de limpieza a alta presión y cepillos.

La limpieza del equipo debe realizarse en una zona que recoja el agua habilitada para ello, alejado de cursos de agua, construidas para tal fin con materiales impermeables.

 

 

zona de lavado 2

 

zona de lavado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y recuerda que el equipo deberá pasar, de forma obligatoria, una inspección técnica. Una correcta calibración y puesta a punto, aseguran la correcta distribución de una determinada cantidad de producto fitosanitario y optimizan su aplicación.

Realizar una correcta regulación proporciona

  • Fiabilidad en el tratamiento
  • Aplicación uniforme
  • Aplicar la cantidad de fitosanitario adecuada
  • Minimiza el riesgo de contaminación del entorno y del operario
  • Disminuye los gastos de explotación
  • Previene pérdida por deriva

Comprobación previa:

  • Boquillas deterioradas, separación entre boquillas, tipo y calibre
  • Pérdidas en manguera
  • Funcionamiento de la bomba
  • Limpieza de depósito
  • Altura de la barra
  • Comprobar la presión de trabajo
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *